Pompeya

Jon Nieve cambia ‘El Muro’ por el Vesubio.

201402064879

Todo lo que había leído y oído me hacia presagiar que esta película iba a ser una tontería de proporciones épicas. Dirigida por Paul W.S. Anderson, protagonizada por Kit “cara de palo” Harrington, y unos trailers que, aparte de enseñar a Kit luciendo palmito, no mostraban nada interesante. Y si, vale, es una tontería, y si, Kit Harrington luce abdominales y musculitos en gran parte del metraje, pero oye, la película cumple su misión, que no es otra que entretener.

La película nos presenta a Milo, un niño celta que ve morir a su pueblo, y con el a su familia a manos de un cruel senador romano. Años más tarde, vemos a Milo (Kit Harrington) convertido en esclavo y obligado a luchar como gladiador, primero en Britania, y posteriormente en Pompeya, donde se enamorará de Cassia y se reencontrará con el senador Corvus (Kiefer Sutherland), el mismo que acabó con su familia. Todo esto mientras el Vesubio entra en erupción y amenaza con sepultarlo todo bajo lava y ceniza.

Pompeii-e1393195021574

Soy el agente Jack Bauer, ¡Arriba las manos!

Exceptuando el último tercio del filme, donde la erupción del volcán, los fuegos artificiales y los efectos especiales toman la pantalla, la película parece un capítulo alargado de ‘Spartacus’, y la verdad es que es de agradecer. Aunque las similitudes con ‘Spartacus’ son evidentes, incluso el protagonista se deja llevar por las mismas motivaciones: deseo de venganza contra aquel que mató a su pueblo y su familia, la vida del joven Milo como gladiador dentro del ludus y su relación con el campeón “Ático” (Adewale Akinnuoye-Agbaje) , es de lo mejorcito de la película.

POMPEII-MOVIE

No podían faltar, sin embargo, las escenitas ridículas de turno, situaciones y diálogos con los que mirarás el asesinato de guionistas como algo necesario , y un romance(?) tan tópico como poco creíble. De hecho, lo que rescata un poco a ‘Pompeya‘, aparte de la ya mencionada trama del ludus, es su absoluta falta de pretensiones, una ambientación muy lograda, tanto en decorados como en vestuario,  y sobre todo la espectacularidad de las escenas de la erupción del volcán y los destrozos que provoca, que parecen dirigidas por el mismo Roland Emmerich (El día de mañana, Independence Day, 2012). Todo esto la convierte en una película tan disfrutable como olvidable.

Puntuación: 5/10 (Un pequeño placer culpable)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s